solarización

Solarización, una solución ecológica

En muchos parques, cultivos y jardines de todo el mundo se está usando una nueva técnica para limpiar o desinfectar la tierra. Este método es la solarización, pero qué es exactamente y como lo puedo llevar a cabo en mi jardín. La solarización básicamente es un método de desinfección del suelo que consiste en cubrir o tapar con una lona o plástica trasparente la zona con el fin de incrementar la temperatura de este para matar a todo tipo de plagas. Se realiza en la época de más calor, o sea en verano, y mediante la radiación solar se puede lograr el efecto de purificación del suelo. En la solarización la radiación solar pasa a través de la lona plástica donde se convierte en calor por lo que en el suelo se producen cambios químicos, físicos y biológicos. Estos cambios en el suelo destruyen a casi todos los insectos, fitopatógenos y las malas hierbas. La solarización se hace básicamente para limpiar el suelo y que en él se pueda cultivar sin estar pendiente problemas. Por ejemplo un suelo o tierra cultivada recientemente aumenta las poblaciones de hongos, malas hierbas y nemátodos que viven en el suelo.

Por lo que los expertos recomiendan que cada tres o cuatro años se haga una desinfección. Por supuesto que para esto existen productos químicos, pero la solarización es una manera natural y sobre todo ecológica de hacerlo sin que repercuta en el medio ambiente. ¿Cómo se desinfecta un suelo mediante la solarización? La técnica de la solarización consiste en determinados pasos, el primero es que debe hacerse en verano. Se deben retirar las piedras y los restos vegetales, solo el terreno desnudo debe quedar. Se debe regar abundantemente para que el agua llegue a penetrar 40 centímetros de profundidad. El proceso de solarización sigue cubriendo el suelo con una lona plástica trasparente, esta debe quedar tensa y con los bordes enterrados para evitar que se escape el calor. Este proceso dura alrededor de 45 días, si la temperatura no acompaña puedes dejarlo más tiempo. Lo bueno de la solarización es que puede hacerse tanto en exteriores como en invernaderos. Es muy ecológico y no contaminante y el suelo no debe cultivarse por lo menos durante un mes después de este proceso.

Ir arriba