cuidar de las prímulas

Cuidar de las prímulas de forma segura y sencilla

Las prímulas o primaveras de jardín como también se las conoce son plantas con flores que comienzan su floración con la llegada de la primavera. Cuidar de las prímulas es una tarea sencilla, para nada complicada y son plantas ideales para nuestro patio o jardín. Existen muchísimas especies diferentes de estas bellas flores, y los colores más comunes de estas son el violeta, el blanco, el colorado y el rosado. De hecho las podemos intercalar según los colores y formar un cantero muy colorido y estético. Lo primero que tenemos que saber para cuidar de las prímulas es que a estas plantas les agradan especialmente los sitios con sombra y fresco, aunque se adaptan a casi todos los suelos. A las prímulas las podemos tener en el interior del hogar, y no solo en el invierno para protegerlas de las heladas, sino durante todo el año.

Otro de los consejos que podemos darte para cuidar de las prímulas es que nunca, pero nunca, las coloques bajo los rayos directos del sol ya que morirán al poco tiempo. Las prímulas resisten muy bien las bajas temperaturas pero no las heladas y menos la nieve. Como vemos cuidar de las prímulas no es una tarea complicada y mucho menos difícil, por lo que son plantas ideales para las personas que tienen poco tiempo disponible y las que viven en apartamentos. Estas bellas plantas son ideales para colocar en los rincones oscuros o con sombra que siempre son difíciles de llenar. Otro consejo para cuidar de las prímulas es que si las tienes en el jardín le coloques un mantillo pesado y si tiene unas ramas de abeto para protegerla del frio del invierno.

Ir arriba