cuidados básicos de las orquídeas

Mantenimientos y cuidados básicos de las orquídeas



La exuberancia y belleza hacen de las orquídeas excelentes para tenerlas en casa o para hacer un regalo. Pese a esto mucha gente que las compra o las tiene como obsequio tienen muchas dudas y en algunos casos prejuicios debido a que piensas que las orquídeas son muy complicadas de tener. Te decimos que los cuidados básicos de las orquídeas en algunos aspectos no son muy diferentes a otras plantas. El éxito con las orquídeas dependerá en gran medida en los cuidados que les des a estas bellas plantas. Te diremos a continuación algunos consejos sobre los cuidados básicos de las orquídeas para que los pongas en práctica en tus plantas. Cuando compres orquídeas para tener en tu hogar o regalar asegúrate de que sean fuertes, sanas y de calidad, en un vivero de renombre o con un experto en estas flores. Averigua en la web sobre la especie que tienes, en internet existen cientos de sitios que hablan sobre las diferentes especies de orquídeas. Otro de los cuidados básicos de las orquídeas es colocarlas en una zona bien iluminada. No las expongas al sol directo y evita las corrientes de aire.

En cuanto al riego te aconsejamos que según su especie la riegues como dicen los expertos, pero no dejes que las raíces estén sobre charcos de agua. Otro de los cuidados básicos de las orquídeas es podar las raíces secas y retirar las flores y hojas marchitas. De acuerdo a la especie de orquídea que tengas tendrás que vaporizarla regularmente, trasplantarla cada dos años o más, colocarle fertilizante especial y usar el sustrato indicado para cada especie en particular. Otro de los cuidados básicos de las orquídeas es no reutilizar el sustrato que ya usamos. Debemos también revisar una vez por semana minuciosamente la planta para detectar posibles plagas o enfermedades. Cuando la dividas o la podes esteriliza con alcohol las tijeras. Es importante también dentro de los cuidados básicos de las orquídeas que te desinfectes las manos antes de manipularlas. Entre las plantas debes dejar un espacio suficiente para evitar que se puedan contagiar de plagas o enfermedades. Otro de los cuidados básicos de las orquídeas es que solo debes aplicar fungicida o insecticida en casos extremos. También debes aislar a la orquídea infectada para evitar contagios.