preparar el jardín para el invierno

Cómo preparar el jardín para el invierno de forma sencilla



Dos veces al año llegan los equinoccios, el de primavera y el de otoño, por ello es que debemos preparar a nuestro jardín para la estación venidera. En ambos equinoccios la luz solar cambia, por lo que las plantas deben adaptarse a esto. Pero esto solo no alcanza ya que también está la estación invernal y la estiva, y en este caso hablaremos de cómo preparar el jardín para el invierno. Cuando llega el invierno es momento de cuidar más que nunca a nuestro jardín, ya sea podando, cortando, regando e incluso fertilizando las plantas y la tierra. Una de las maneras de preparar el jardín para el invierno es protegiendo a las macetas y las plantas que no son aptas para esta estación. A las macetas las puedes colocar en un patio interno, o en alguna habitación que sea ventilada. Es muy importante que si colocas estas macetas en el interior estén cerca de una ventana para que reciban luz solar. Otra manera de preparar el jardín para el invierno es colocando trozos de telgopor o termopar y bollo de papel alrededor de las plantas de tierra y taparlas con un plástico trasparente. En las horas de más calor los debes sacar para que la planta respire y volver a colocarlos por la tarde.

Esta solución es muy útil y funciona realmente muy bien, aunque no sea muy estética, te asegurara que las plantas no mueran por las bajas temperaturas. Otra de las maneras de preparar el jardín para el invierno es saber si debemos o no regar en esta estación. Muchos riegan en exceso mientras que otros no riegan, causando en muchos casos la muerte de plantas. En el invierno solo debes regar por la mañana, para que no haya un exceso de humedad y no proliferen los hongos. Debemos regar directamente en el piso, ni en los tallos ni en las hojas, y dependiendo del frio debemos regar una vez por semana aproximadamente y debe ser un riego leve, y solo si la planta lo necesita. Otra de las maneras de preparar el jardín para el invierno es saber si debemos fertilizarlas, cortarlas y podarlas. En cuanto a la fertilización te decimos que es la mejor época para hacerlo, de esta manera la tierra repondrá sus nutrientes mejor y estará lista para la próxima estación. A mediados y finales del otoño es el momento de la poda, debemos hacerlo con mucho cuidado para evitar podar de más. Un consejo muy importante es que la poda la debemos hacer después de la época de heladas, nunca antes, y los cortes deben ser diagonales.