orquídea mariposa

Orquídea mariposa, para tener en tu hogar

Las orquídeas son de las plantas con flores más bellas que hay, existen en el mundo más de 25.000 especies diferentes de ellas. A las orquídeas las podemos clasificaren tres grandes grupos, las litofitas, las epífitas y las terrestres. Dentro de todas las especies y variedades podemos resaltar a varias de ellas, como la orquídea fantasma, la orquídea apifera o la orquídea mariposa. Justamente esta última es conocida como orquídea phalaenopsis y es una de las más comunes en los hogares. La orquídea mariposa la podemos encontrar en casi toda Asia, en las Filipinas, Noroeste de Australia, Indonesia y también en la India. Se las puede ver generalmente en las selvas húmedas y cálidas, y por lo general cerca del agua. Esto nos dice que la orquídea mariposa tiene una necesidad de cierta temperatura y humedad, por lo que si la queremos tener en casa debemos darle esas condiciones. La orquídea mariposa debe su nombre por la forma que tiene su flor, ya que esta parece una mariposa con las alas extendidas. Los colores de esta hermosa y bella flor son tonos rosas, blancos, rojos violáceos y amarillos.

Al ser una orquídea de las más cultivadas en los hogares no tendremos mayores problemas en conseguirlas en viveros o en tiendas especializadas. Además la orquídea mariposa se caracteriza por su particular resistencia a los ambientes interiores, pudiendo vivir entre tres y siete años en los hogares. Esta bella planta pertenece al grupo de las epifitas, o sea que prefiere una madera o piedra como soporte en lugar de un sustrato. Aunque existen en el mercado macetas trasparentes para colocar la orquídea mariposa y que esta pueda recibir la cantidad de luz necesaria que necesita. Como la mayoría de las epífitas la orquídea mariposa necesita estar en un sitio luminoso y ventilado, pero sin corrientes de aire. Te aconsejamos que no le de la luz directa del sol ya que puede quemar sus hojas. Otra de las ventajas de la orquídea mariposa es que sus flores pueden durar entre dos y tres meses antes que se marchiten. La temperatura en la que se sienten más cómodas es 29° de día y 20° por la noche, aunque pueden resistir sin problemas temperaturas entre 16° y 32° centígrados.

Ir arriba