margarita africana

La margarita africana y sus principales características



La Osteospermum, gerbera, matacabras o margarita africana como se la conoce comúnmente es una hermosa planta que es muy llamativa y decorativa. Lo llamativo de esta planta es su flor que es sencillamente espectacular. Se destaca por sus colores y su gran tamaño, que las hacen muy vistosas y decoran jardines y ambientes del hogar. La margarita africana es oriunda del sur de África, desde donde se fue expandiendo por el resto del mundo por su belleza. De hecho hasta hace unos 25 o 30 años atrás esta no era tan conocido como lo es hoy. El termino osteospermun proviene de una palabra compuesta del latín que significa osteo=hueso spermum=semilla. Una particularidad de la margarita africana es que su flor dura muchísimo tiempo, mas de varios meses, desde el principio de la primavera hasta los primeros días del otoño. Las flores de esta planta son mucho más grandes y mas coloridas que la tradicional margarita que todos conocemos.

La margarita africana en su adultez no llegan a medir más de 60 o 65 centímetros de altura, lo cual las hace ideales para decorar cualquier jardín o ambiente del hogar. Estas plantas se sienten muy cómodas con temperaturas que rondan los 20° centígrados. No toleran el frio y menos las heladas, por ello es que en el invierno es conveniente protegerlas o directamente meterlas en el hogar. A la margarita africana la debemos proteger del viento, ya que esto las puede perjudicar. Lo que ellas más adoran es el sol de manera directa, por lo que si vives en un apartamento las debes colocar junto a la ventana y que les dé el sol. Los colores de la margarita africana son muy variados, de hecho las podemos encontrar en tonalidades como el amarillo, naranja, rosa, purpura, etc. Además al tener una raíz no muy profunda las podemos combinar con otras plantas sin ningún problema.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *