libélulas

Libélulas un insecto muy especial



Los anisópteros, odonatos o libélulas como se los conoce comúnmente son paleópteros, o sea insectos que no pueden plegar sus alas. Se destacan por sus grandes ojos multifacetados y dos pares de alas trasparentes muy fuertes y un abdomen alargado. Se calcula que existen alrededor de 5.700 especies de ellas en el mundo, donde la mayoría de ellas habitan en el trópico. A las libélulas se las puede ver habitualmente cerca del agua dulce ya sea estancada o en movimiento, ya sean charcos, tierras pantanosas, ríos, lagos e incluso piscinas. Esto se debe a que las larvas o ninfas son acuáticas. Las libélulas no representan ningún peligro a los seres humanos. En cambio son uno de los tantos insectos beneficiosos para nuestros jardines, ya que se alimentan de moscas, mariposas, polillas, mosquitos y abejas, entre otros insectos. Las libélulas son unos insectos magníficos y no solo por las ventajas que representa tenerlas cerca de nuestro jardín, sino también por su tamaño, su velocidad y acrobacias y sus increíbles colores, que es la mejor manera de diferenciar a las especies de libélulas.

Estos fascinantes insectos tienen básicamente dos maneras muy diferenciadas de cazar. Una de ellas es cazando al vuelo, gracias a sus poderosas alas y velocidad. Y la otra es cuando estas quietas en un sitio alto esperando a que pase una posible presa. Con sus grandes ojos pueden ver a varios metros de distancia y así tener la ventaja. En los dos casos una vez que tienen seleccionada a la presa van directamente hacia ella y en el aire le clavan sus grandes mandíbulas y ayudándose por sus patas la matan casi instantáneamente. Dependiendo si son libélulas patrulleras o de atalaya comerán a sus presas de manera diferente. Las primeras o sea patrulleras la comerán en el aire, mientras que si son de atalaya irán a un sitio alto o entre la vegetación a devorar a su presa. Las ninfas de libélulas viven bajo el agua entre un mes y seis años dependiendo de la especie. En este etapa las ninfas son de los animales más peligrosos para la vida bajo el agua, incluso cazando peces muy pequeñitos. Mientras que las libélulas pueden vivir entre ocho días y dos meses, también dependiendo de su especie.