cultivo hidropónico de calabaza

Las ventajas del cultivo hidropónico de calabaza

La calabaza es un vegetal de origen americano y se cultiva antes de que los españoles llegaran a este continente. De hecho hay registros de hace casi 5.000 años de antigüedad, este se prepara y come de diferentes maneras. Muchos productores de alimentos en el mundo se han volcado por la hidroponía, por sembrar diferentes frutas y verduras o como en este caso el cultivo hidropónico de calabaza. Pero ¿cómo se hace? La siembra o cultivo hidropónico es muy fácil y sencilla de hacer. La podremos cultivar en nuestra casa o apartamento, solo necesitaremos un lugar y ciertos elementos para la siembra. El primer paso para el cultivo hidropónico de calabaza es elegir el sitio donde lo haremos.

Segundo: necesitaremos un kit de hidroponía para cultivarlos más fácilmente, también podremos hacerlo nosotros, pero si somos primerizos no es lo más aconsejable. Tercero: elegiremos la semilla de la variedad que queramos. Cuarto: la elección del sustrato es importante, ya que como sabemos la hidroponía no usa tierra, por lo que necesitaremos un sustrato como perlita o similar. Quinto: la elección del contenedor es sumamente importante. En la siembra de calabaza tradicional la fecha de siembra por lo general es octubre-noviembre o en marzo-abril. Pero cuando se trata del cultivo hidropónico de calabaza lo podremos hacer en cualquier época del año. Se recomienda que para cada calabaza usemos un metro cuadrado de espacio, si es que la hacemos en el suelo.

Ir arriba