cuidar la cinta

¿Cómo cuidar la cinta de forma sencilla?



La Chlorophytum comosum también conocida como lazo de amor, mala madre o cinta es una planta que recibe ese nombre por las plantas bebés o brotes que cuelgan de su tallo. Cuidar la cinta no es una tarea complicada ni difícil, de hecho esta planta es una de las más sencillas de mantener. Debemos poner a esta planta en una maceta más grande todos los años, pero esto solo debemos hacerlo en primavera. Otra alternativa es dividirla para hacer varias plantas más pequeñas, pero esto siempre en primavera también. Una de las maneras de cuidar la cinta es colocando un sustrato adecuado. Debemos utilizar un sustrato para plantas de interior y la cinta se adaptará muy bien. Esta planta se adapta muy bien tanto en interiores como exteriores, pero necesitan de luz. Si las tenemos fuera necesitan de un sitio que en algún momento del día les de sombra, y si están en el interior las debemos colocar cerca de una ventana. Si no tenemos acceso a la luz solar con una luz fluorescente ellas se arreglaran muy bien. Otra de las maneras de cuidar la cinta es con respecto a su riego. Lo principal que debemos recordar es en qué momento regarla, lo mejor es meter la mano o un dedo y si notamos que la tierra está seca la regaremos. Si queremos que nuestra planta crezca mejor podemos usar agua destilada o agua de lluvia.

La forma de regar es la siguiente con una manguera o regadera y echaremos el agua directamente sobre la tierra y pararemos solo cuando veamos que el agua esta drenando por debajo. Esperaremos a que drene toda el agua y limpiaremos el plato o recipiente donde este apoyada la maceta. Otra manera de cuidar la cinta es fertilizándola, esto solo lo haremos en primavera y verano y una vez por mes. La cinta para crecer necesita una temperatura que puede variar entre los treinta y los cinco grados centígrados. Por lo que se puede adaptar sin problemas a interiores o exteriores. Las podemos tener en el suelo, en macetas, en cestos colgantes, en la pared, etc., esta planta es muy versátil y se adaptara muy bien a los diferentes sitios de nuestro hogar. Otra manera de cuidar la cinta es cortando las hojas secas para que la planta crezca con más fuerza. Si notamos que la planta está sin brillo puedes rociar sobre ella agua y agregar fertilizante al sustrato. Si en cambio notamos a las hojas muy lacias o caídas es seguramente porque hace mucho calor, por lo que deberás colocarla en un sitio más fresco. Si las puntas de la cinta están secas seguramente la humedad en el ambiente sea muy baja o le esté dando mucho sol directo todos los días. Estos son solo algunos de los más importantes consejos para cuidar la cinta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *