cuidados de los pinos y coníferas de jardín

Cuidados de los pinos y coníferas de jardín, ¿Cómo hacerlo?

Un jardín que cuenta con pinos y coníferas es un jardín muy saludable y enriquecedor ya que estos árboles generan ionización negativa purificando el aire.
Emitiendo prana que en yoga significa aire inspirado y que es la energía vital fundamental para mantener un organismo sano, fuera de la contaminación que existe en los ambientes urbanos.
Para mantener la frescura, el color verde y el aroma, característicos, de pináceas y coníferas de jardín, daremos ciertas sugerencias básicas para que estos maravillosos arboles se mantengan saludables.
Lo más importante para los cuidados de los pinos y coníferas de jardín, es mantenerlos lejos de áreas calurosas ya que son oriundos de climas fríos.
El aire fresco los mantiene vivos y saludables y cuando corren brisas ese movimiento, hace que sus hojas se froten y es allí donde emiten más cantidad de aire puro y de energía vital.
Para regar estos árboles es importante hacerlo por lo menos cada tres días incluyendo el rociado de sus hojas para que aumente su frescura y su aroma.
Se debe tener en cuenta que los pinos y las coníferas pueden reducir el crecimiento de otro tipo de plantas, y además sus raíces tienen la característica de sostener la tierra y el agua.
Por sobre todo los pinos y coníferas de jardín dan forma a una parte muy importante del paisaje, ya que son arboles perennes.
Existe una gran variedad de ellos pudiendo seleccionar los más adecuados, y considerando que todos son muy bellos.

Especies y características

Dentro de los cuidados de los pinos y coníferas de jardín se debe tener en cuenta que ciertas especies se complementan mejor agrupadas y otras prefieren estar más aisladas, lo que les permite destacarse.
Los pinos suelen crecer en suelos arenosos y bien drenados, y las casuarinas que pertenecen a un tipo de coníferas, resisten en suelos anegados, secos y rocosos.
Esto es fundamental para el cuidado de los pinos y coníferas de jardín.
Generalmente alcanzan un tamaño considerable por lo que no son recomendables en jardines pequeños.
Entre los cuidados de los pinos y coníferas de jardín, la poda es necesaria en pinos torcidos, los que no están bien guiados, los que están enfermos.
Y cuando su vegetación es muy tupida y no deja pasar la luz, las ramas inferiores tienden a secarse.
La poda se debe realizar de abajo hacia arriba, la primera se realiza entre los 6 a 8 años de vida y la mejor época es cuando finaliza el invierno.

Ir arriba