cárabo

Cárabo, un ave muy peculiar



El cárabo o strix es un pájaro del orden de las aves rapaces que pertenecen a la familia de las estrigiformes. Es un ave estrictamente nocturna, por lo que pasa el día en su nido o refugio. El cárabo caza principalmente roedores, aunque en las áreas urbanas también caza pájaros más pequeños. Esta ave acecha a sus presas desde sitios altos como ramas de árboles, postes o tejados. El cárabo cuenta con una serie de adaptaciones especiales para cazar a sus presas, como auditivas y físicas. Tiene la capacidad de volar casi sin producir sonido, esto se debe a una adaptación especial en sus alas. Además poseen unas garras muy afiladas que les ayudan a sujetar mejor a sus presas. Pero sin dudas su oído es lo más adaptado que tiene para cazar, usándolo como una especie de eco-receptor, y de esta manera poder localizar exactamente a su presa en la oscuridad absoluta. Cuando atrapan un roedor o un ave lo tragan entero o lo desmenuzan con sus garras y pico y luego lo tragan. Mucho se ha dicho sobre la visión del cárabo, por sus grandes ojos se piensa que puede ver en condiciones de poca luz. Pero esto no es así, de hecho posee la misma capacidad de visión que un ser humano.

Posee un color marrón oxidado en su plumaje, con manchas más oscuras y más claras. Cuando lo vemos a primera vista parece un tronco viejo, algo que le viene bien para camuflarse y cazar con más éxito. Los cárabo miden aproximadamente 44 centímetros de altura, y la envergadura de sus dos alas desplegadas es de un metro de lardo. Existen muchos tipo y especies de cárabos, estos se los puede encontrar tanto en Europa como en Asia o en América. Otra de las particularidades de esta ave de rapiña es el sonido que hacen, muchos lo consideran de mal agüero o mala suerte, e incluso en algunas culturas lo consideran un símbolo de muerte, ya que lo asocian con el mal o la brujería. En muchos sitios se los usa como un control de plagas ecológico y muy eficaz. El cárabo puede reducir una plaga de roedores en muy poco tiempo. Estos tienen un gran apetito ya que pueden ingerir hasta diez ratones en un solo día. Cuando ponen huevos se vuelven extremadamente agresivos con los merodeadores, incluso llegando a atacar a animales más grandes que ellos, incluidos a los humanos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *