ácaros

Ácaros, una plaga de las más usuales



Los ácaros probablemente sean de las plagas más comunes y también más molesta de las plantas. Si tenemos un patio, un parque o un jardín, o plantas en macetas de interior seguramente alguna vez nos hemos topado con estos molestos animales que se alimentan de nuestras plantas. Podemos decirte que existen cientos de especies diferentes de ácaros en el mundo, por lo general ellos miden entre un milímetro y un centímetro como máximo. Estos diminutos animales constituyen el grupo más importante de de todas las plagas después de los insectos por supuesto. El cuerpo de los ácaros está dividido en dos partes, la región anterior que es donde se aloja el aparato bucal y la otra parte donde está el tórax y el abdomen. Se caracterizan por un aparato bucal o mandíbulas muy fuertes, con forma de pinzas dentadas y cortantes, y un tubo chupador con forma de estilete. Los ácaros poseen dos pares de patas entre la cabeza y el tórax y otros dos por debajo de este. Básicamente a los ácaros los podemos clasificar en varios tipos diferentes, pero las especies más comunes y a la vez más dañinas son los Tetraníquidos, los Tarsonémidos, los Tenuipálpidos y los Eriófidos.

A los tetraníquidos se los conoce vulgarmente como arañas rojas y estas son chupadoras de savia. A los tarsonémidos se los conoce comúnmente como arañas blancas, son muy pequeñas, son masticadoras y se alimentan principalmente de restos de animales o insectos. Los ácaros tenuipálpidos o falsas arañas rojas son muy chicas y también son chupadoras. Y por último tenemos a los ácaros eriófidos, estos también son chupadores y por lo general se agrupan en el envés o reverso de las hojas. Un dato a tener en cuenta es que podemos saber qué tipo de ácaro está atacando a nuestra planta por el daño que le está produciendo a esta. Por ejemplo según la especie de ácaros la mordida de estos será diferente, por lo que el daño no será el mismo. Los podemos ver a simple vista si miramos el reverso o envés de las hojas, si vemos una tela tipo seda color blanco y alrededor una necrosis con descoloramiento, seguramente serán ácaros. La forma más efectiva de eliminarlos en con insecticidas, estos pueden ser naturales o químicos. También podemos hacer un tratamiento protector de nuestro jardín para que esta molesta plaga no invada nuestras plantas, haciendo que sus hojas se vean amarillentas o mueran.