Mantenimiento y cuidados de la areca

Comentarios:

0
 0
cuidados de la areca

La Chrysalidocarpus Lutescens, palmera bambú, palma de frutos de oro, reina de las palmas, palmera amarilla o areca, como se la conoce vulgarmente, es una planta muy hermosa que necesita de ciertos cuidados y mantenimiento para que crezca sana, fuerte y saludable. Esta palmera proviene de países tropicales, por lo que necesitan de cierta cantidad de luz solar, agua, abono, poda y prevención de plagas. El primero de los cuidados de la areca tiene que ver con la cantidad de luz que esta necesita. Al ser una planta originaria de los trópicos lo más aconsejable es brindarle la mayor cantidad de luz posible, además es una planta que necesita de temperaturas que ronden entre los 20° y los 25°. Lo que debemos saber es que nunca debemos colocarla bajo el sol de manera directa, ya que esto la dañaría. La areca es una planta que se adapta muy bien al interior del hogar, por lo que lo más aconsejable seria colocarla cerca de una ventana o sitio iluminado. Además a la areca no le gustan los ambientes estancados, por lo que debes airear o cambiar el aire del recinto donde se encuentre. Otro de los cuidados de la areca es el riego, esta planta necesita de un suelo húmedo constante, pero no encharcado o empapado, ya que esto pudriría sus raíces o se formarían hongos en ella.



La mejor manera de regarlas es con un pulverizador directamente sobre sus hojas, de esta manera se creara un microclima húmedo alrededor de la areca beneficiando su crecimiento. Otro tip a tener en cuenta es que la areca no tolera la caliza, por lo que si el agua e tu región es calcárea lo mejor será que la riegues con agua de lluvia o desmineralizada. Otro de los cuidados de la areca tiene que ver con la poda, debemos saber que esta planta no se poda nunca, solo debemos retirar las partes que se secan o estropean para evitar posibles enfermedades o plagas. Comúnmente a la areca se le secan las puntas de las hojas debido a la falta de humedad del aire, lo único que debemos hacer es cortar la punta con una tijera desinfectada previamente en alcohol. Otro de los cuidados de la areca tiene que ver con el abonado de la tierra, este lo haremos durante las estaciones de primavera y verano cada quince o veinte días aproximadamente. El abono solo lo aplicaremos en estas estaciones, durante el otoño y el invierno es aconsejable no aplicarle ningún tipo de abono. En cuanto al trasplante de la areca este solo debe hacerse si es estrictamente necesario, en ese caso se hace a comienzos de la primavera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *